Templo de Confucio – China

Templo de Confucio – China

El complejo monumental de Qufu ocupa una posición preeminente no solo en la historia de china, sino también dentro de la civilización oriental. El templo se encuentra entre dos ríos, Yangtsé y Huai que sirvieron, en la época de batallas y luchas, de buenos francos que no podían atraversarse tan fácilmente (y que impedían, en ocasiones, el asedio del templo).

El conjunto formado por el Templo, la Mansión Familiar y el Cementerio de Confucio y sus Descendientes o Bosque de Zhisheng, se conocen abreviadamente como “las Tres Construcciones de Confucio”.

Este templo, considerado el primero de China en importancia.En el 478 de antes de nuestra era, es decir, un año después del fallecimiento del Gran Sabio, el rey del Estado de Lu ordenó reconstruir su antigua residencia y transformarla en un templo.

En él, además de exponerse sus vestidos, su sombrero y sus vasijas sacrificiales, todos los años se celebraban ceremonias en su memoria. En aquel entonces, el templo solo constaba de tres salas.

Pero a medida que el confucianismo iba afianzándose como pensamiento ortodoxo de la China feudal, los sucesivos emperadores fueron ampliándolo sin cesar, hasta convertirlo en uno de los complejos arquitectónicos más importantes del país.

A comienzos del siglo XVIII, el emperador Yong Zheng, de la dinastía Qin, ordenó la mayor ampliación, con lo que el templo alcanzó sus dimensiones actuales.

El centro del Templo de Confucio es la Sala Dacheng. De 30 metros de alto y 50 de ancho, está cubierta con brillantes tejas doradas. Incluida entre las “Tres Salas Antiguas de China”, rivaliza con la Sala del Trono Dorado del Palacio Imperial. En su interior, lo que más llama la atención son las 10 columnas labradas con dragones enroscados de diferentes formas y en diversas posturas. Esas impresionantes columnas de 6 metros de altura están compuestas por 10 bloques de piedra de casi un metro de diámetro finamente esculpidos.

Antes estos verdaderos tesoros de la antigua escultura en piedra, palidecen incluso las columnas de dragones del Palacio Imperial de Beijing.

El Cementerio de Confucio y sus Descendientes, denominado también “Bosque de Zhisheng”, es el más antiguo, el más extenso y el mejor conservado de los cementerios familiares existentes en el mundo. Sus orígenes se remontan a hace unos 2.500 años. En sus aproximadamente 2 kilómetros cuadrados hay más de 100.000 tumbas y se conservan unas 5.000 lápidas y estelas con inscripciones en memoria de los difuntos.

Un comentario
  1. mythemeshop

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *